viernes, 2 de septiembre de 2011

Malditos Recuerdos, Dulce Nostalgia







Noto como muere el verano, mi mano se funde con el lápiz que transmite al papel la nostalgia, dando a las palabras el poder de recordar, oler e incluso oír momentos que no morirán jamas.

La llama de la vela tintinea en sus últimos estertores de vida, luz blanquecina que muestra entre las sombras la oscuridad maldita de mis sentimientos, dando forma a siniestras criaturas que solo habitan en mi locura interna.

Simpleza en el hecho de poder narrar lo que sienten los muertos que viven en la agonía de sus maltrechos cuerpos sin poder escupir el asco que les corrompe por dentro.

Arrastrando las cadenas de una sociedad que no entiendo, pesado metal que no me deja respirar, me ahoga y no siento nada.

Malditos recuerdos, maldita vida, dulce es la nostalgia que reposa en mis ojos y duermo, sueño y muero un poco mas, lentamente.... hasta el fin.