sábado, 16 de enero de 2010

Averno


Sentado en mi trono de huesos contemplo el mar de sangre donde todas las noches de luna llena voy a nadar y saciar mi sed, Buceando en las oscuras mentes de seres diabólicos que habitan en la imaginación de los niños decapitados, regando con su sangre las flores del mal.

Ofrezco pesadillas que amargaran sus vida y les obligaran a suicidarte en una agónica muerte llena de dolor y sufrimiento, arrepintiéndose en el ultimo aliento de su patética existencia. Partiré cráneos con la fuerza de un titan y esparciré por mi cuerpo la masa encefálica para darle brillo a mi piel.

En lo mas profundo del Averno, cruzando los ríos de lava y los acantilados de puntiagudas rocas, habita el odio con forma humana y cabeza de chivo. Creación grotesca creada por los mismos que dieron nombre al amor, triste reflejo de su alma, repudiándose para toda la eternidad.

sábado, 9 de enero de 2010

Laberintos En Mi Cabeza


Trastornado por los años camino sin rumbo fijo, perdido en las tinieblas que me rodean busco mi apreciado descanso en un negro ataúd corroído por el pasar de los tiempos.
Busco el sol que consume el tiempo en pequeñas hogueras, alimentadas por los miedos del pasado retorciéndose en grotescos gemidos de ausencia, giros inesperados que acaban rompiendo algún musculo de mi cuerpo y fracturando mis sueños en mil pesadillas.

Coraza impenetrable, que no deja salir ni entrar ningún sentimiento, frialdad en los gestos premeditados del destino, calculo siniestro con efectividad en los resultados macabros y a la vez satisfactorios de verte derrotado.
Lagrimas negras que enturbian mi mirada y oteando el horizonte de forma borrosa veo formas inexpresivas que confunden mi cerebro, dejándolo aislado de toda humanidad.
Gusanos con un solo ojo recorren desiertos buscando amor y son rechazados con repugnante gesto de asco en la cara.

Transmito veneno por cada letra que escribo, transmito verdad por cada palabra que leo y transmito amor/odio en cada frase que construyo.