jueves, 18 de noviembre de 2010

La Luna y El Lobo



Me sorprendo de verme mirando a la luna, y en el divagar del momento me he puesto a imaginar que solo por un instante paseaba por las sendas inexistentes del polvoriento satélite.

Momento dulce, pues la soledad allí es absoluta, sin la presión de la gravedad que a la tierra nos ata. Sintiendo por un momento la necesidad de saltar al vació y tocar las estrellas inagotables de luz.

Sensaciones de libertad, paraíso mental, la locura es sana y lo razonable es el mal de la humanidad.
Continuo mirando al enorme pedazo de roca y empiezo a comprender por que los lobos aúllan a la luna. Animales que viven en manada, pero que en el fondo son seres solitarios que con sus gritos de angustia llaman a la belleza que se alza en el cielo.

Cientos de años han pasado y aun sigo mirando la hermosura que en mis ojos se refleja con un brillo deslumbrante.

Ahora soy yo el que aúlla a la luna, pues mi deseo se cumplio.

No hay comentarios: