miércoles, 14 de diciembre de 2011

Todo





Escucha el lamento del agua cuando baja por el arrollo, con el anhelo del olor de tu cuerpo , la sangre cae de mis labios saboreando tu carne en el jardín de los pecados, puedo sentir el temblor de la tierra bajo mis pies y la furia de mil demonios danzan sobre las llamas de la perdición acercandonos poco a poco en la mas absoluta complicidad.

Trozos de miedo caen por el precipicio del olvido, despedazándose contra las rocas  los jirones del rencor rasgan los tímpanos de los oídos sordos.
Niebla que ciega todo, pasos en falso que te harán retroceder por los mismo caminos ya recorridos, pero con la seguridad de llevar paso firme hasta el final.

No hay comentarios: