Ir al contenido principal

Atado A La Vida












Mi corazón bombea el odio que hace que deje de latir, encharcando el suelo con el dulce deseo de la muerte que susurrando a mi oído me acuna por las laderas de los sueños imposibles, cayendo por el precipicio de la ignorancia de la que todos nos amamantamos.

Despierto envuelto con el oscuro sudor que me produce el manto de la soledad y veo el fracaso esparcido en mil pedazos, como la botella que revienta contra el suelo después de una mala borrachera y sutilmente me devuelve mi imagen en una mueca de arrepentimiento.

Froto mis ojos con la esperanza de borrar mis pesadillas, y solo me llevan a un mundo donde las ulceras que brotan de mi cuerpo impulsan al vomito de sangre por todos los poros de mi piel.

Me arrastro entre cuchillas oxidadas como monstruos en la imaginación de un niño, lucho contra fortalezas de acero y vuelo con el viento que arrastra la arena de los desiertos que pueblan mi corazón y que poco a poco desgastaran el bastión de la locura.

Marea que arrastra las lagrimas de la amargura atrapándolas en la multitud de inmensos mares, profundos y oscuros.

Comentarios

pnk77 ha dicho que…
Sigues muy oscuro, y con mucha fuerza!!

...eso merece mínimo una birra!!! :-P

Entradas populares de este blog

Vida Enferma

Parásitos enfermos de soledad recorren mi cuerpo alimentándose de mi vida, marchitando mi alma asolan mi cerebro si darme tiempo a pensar.
Reacción tardía que solo se ve recompensada con la larga espera de algo mejor, pellizcando mis mejillas para ver que no es una pesadilla; si no la mas cruda realidad.
Tiempos oscuros que brillan con luz tenue a la sombra de una vela en forma de calavera, absorbiendo el alma en cada palabra que escribo en la pared de mi vida.

Largo queda ya aquel tiempo que parece a ver sido la vida de otro y en la que ahora queda el vago recuerdo y una falsa sensación de haber sido algo.
Mentiras en el suspiro del tiempo, tranquilidad cuando llegue el final de este tormentoso viaje hacia ningún lugar.


Vació en la multitud de la soledad que amarga los caminos que aun faltan por andar y paseando la mirada a la luna que luce con una luz robada.
Sol de la condena que arrastra mi sombra por las esquinas pobladas de virus y bacterias, que intentan sobrevivir a su propio destin…

Laberintos En Mi Cabeza

Trastornado por los años camino sin rumbo fijo, perdido en las tinieblas que me rodean busco mi apreciado descanso en un negro ataúd corroído por el pasar de los tiempos.
Busco el sol que consume el tiempo en pequeñas hogueras, alimentadas por los miedos del pasado retorciéndose en grotescos gemidos de ausencia, giros inesperados que acaban rompiendo algún musculo de mi cuerpo y fracturando mis sueños en mil pesadillas.

Coraza impenetrable, que no deja salir ni entrar ningún sentimiento, frialdad en los gestos premeditados del destino, calculo siniestro con efectividad en los resultados macabros y a la vez satisfactorios de verte derrotado.
Lagrimas negras que enturbian mi mirada y oteando el horizonte de forma borrosa veo formas inexpresivas que confunden mi cerebro, dejándolo aislado de toda humanidad.
Gusanos con un solo ojo recorren desiertos buscando amor y son rechazados con repugnante gesto de asco en la cara.

Transmito veneno por cada letra que escribo, transmito verdad por cada pa…

La Luna y El Lobo

Me sorprendo de verme mirando a la luna, y en el divagar del momento me he puesto a imaginar que solo por un instante paseaba por las sendas inexistentes del polvoriento satélite.

Momento dulce, pues la soledad allí es absoluta, sin la presión de la gravedad que a la tierra nos ata. Sintiendo por un momento la necesidad de saltar al vació y tocar las estrellas inagotables de luz.

Sensaciones de libertad, paraíso mental, la locura es sana y lo razonable es el mal de la humanidad.
Continuo mirando al enorme pedazo de roca y empiezo a comprender por que los lobos aúllan a la luna. Animales que viven en manada, pero que en el fondo son seres solitarios que con sus gritos de angustia llaman a la belleza que se alza en el cielo.

Cientos de años han pasado y aun sigo mirando la hermosura que en mis ojos se refleja con un brillo deslumbrante.

Ahora soy yo el que aúlla a la luna, pues mi deseo se cumplio.